Posts Tagged notas

Info Almagro – MARIO RIESCO

27 agosto 2010
Comentarios desactivados en Info Almagro – MARIO RIESCO

Mario Riesco, socio vitalicio de River, es el propietario del bar “El Banderín” en la esquina de Guardia Vieja y Billinghust y cuenta que su padre, Justo Riesco, lo abrió en 1929 como un típico almacen y bar.
“Empecé a comprar banderines de River y de a poco comencé a coleccionar de todo el mundo. Me los trae un amigo que viaja mucho. Ahora tengo cerca de 500, de los lugares más lejanos: de Israel, de Austria, de Inglaterra, y también de Boca y River escritos en ruso”,
“El hermano de mi viejo tenía un almacén en la calle Anchorena,enfrente de la casa de Gardel. A la mañana, Carlitos se tomaba una grapa ‘Chisotti’ y la mamá iba a comprar con libreta y pagaba por mes. En este bar mi papá, como buen asturiano que era, conversaba con Luis Angel Firpo, también venía Eduardo Falú, Marzolini, Potente, Rojitas”.
“Tengo un recuerdo para don Osvaldo Pugliese, fue el único comunista que conocí, porque repartía lo que ganaba con todos los integrantes de su orquesta”.
“Jugábamos a la pelota en el empedrado de GuardiaVieja, hacíamos las fogatas de San Pedro y San Pablo, íbamos todos los domingos a la iglesia y al fin de la misa nos daban chocolate con churros. Por esta calle pasaban los carros que buscaban hielo en el mercado del Abasto y los vecinos antes de ir a trabajar venían a tomar la cañita Chisoti o Valle Viejo El vigilante parado en la esquina nos cuidaba, lo llamábamos para que se tome una copita en tiempos de frío, ahora ya no se puede, antes el vigilante era un amigo…”
Riesco dice. “ya no es lo mismo, ahora te venden un sandwich y una Coca en los quioscos, yo el sandwich te lo hago con jamón crudo italiano y te lo preparo como me gusta comerlo a mí ”
Pese a todos los cambios, sigue aferrado a su lugar. Su hijo Silvio estudia, pero igual lo ayuda en el bar; ya pasaron tres generaciones.

Fuente Info-Almagro

Nota Página 12 marzo de 2004: La ñata contra el siglo XXI

12 agosto 2010
Comentarios desactivados en Nota Página 12 marzo de 2004: La ñata contra el siglo XXI

Otros doce cafés porteños se incorporaron al plan de la Secretaría de Cultura, que busca preservar la identidad de lugares emblemáticos.

Pocas ciudades en el mundo tienen tantos bares históricos como Buenos Aires, privilegio que no la inmuniza contra la irrupción de reductos gastronómicos seriados. Mientras la uniformidad se cuela hasta en la arquitectura, corren riesgo de extinción los bares con personalidad, historia e identidad porteña. Mientras, crecen las cadenas extranjeras de fast food o negocios de 24 horas, que se diferencian de aquellos cafetines, testigos mudos de miles de charlas e historias. Para atenuar esa situación, desde 2001 la Secretaría de Cultura de Buenos Aires, a través de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural, propone un Plan de revitalización de bares notables. En principio la medida alcanzó a 38 bares y en estos días se incorporaron 12 más a la lista. Está destinado a aquellos lugares que por su valor arquitectónico, histórico, cultural o simbólico, merecen tener apoyo oficial. “Nuestra idea es destacarlos y apoyarlos”, comentó Silvia Fajre, subsecretaria de Patrimonio Cultural, en diálogo con Página/12.
Para lograr ese objetivo los organizadores previeron algunos lineamientos. En principio, “la difusión. Algunos de estos bares son conocidos y otros no. La idea es que todo el mundo los conozca”, señaló la funcionaria. Además se trabajó para programar espectáculos musicales. “Estos bares se convirtieron en una nueva oferta cultural de la ciudad y, de alguna manera, la iniciativa permitió no solo sostenerlos sino incrementar en gran parte su facturación”, dice Fajre. La Secretaría puso toda la logística técnica, los contratos artísticos y la difusión. Otra línea de acción consistió en otorgar “pequeños subsidios e intervenciones directas en cuanto a algún elemento de valor patrimonial que tuviera el bar”, pero siempre que mantuviera sus elementos identitarios. Entre los bares que se suman al plan figuran El Federal, El Estaño, El Coleccionista, Café Margot y El Banderín. Página/12 visitó dos de ellos.
El Café Margot durante varios años tuvo un visitante amigo de todos los clientes: el gato negro “Mingo” que no asustaba a la gente supersticiosa y, en cambio, se recostaba en las sillas de madera casi como proponiendo un pacto amistoso. Si bien el Margot nació en 1992, la esquina donde se emplaza, Boedo y San Ignacio, data de 1904, año en que fue construida por Lorenzo Berisso, un inmigrante italiano. En estos cien años, la esquina, situada a una cuadra y media de la supertanguera San Juan y Boedo, tuvo la particularidad de ser siempre un comercio vinculado con la gastronomía. El más duradero fue El Trianón, que permaneció allí varias décadas. Durante los años 40 el lugar se hizo famoso por una receta tan sabrosa como original para la época. “Había que hacer cola para probar el sándwich de pavita”, comenta Pablo Durán, actual encargado del Margot. “Venían tipos como Bonavena o Gatica. Hasta Perón, siendo presidente, vino. Dicen que iba a inaugurar una obra e hizo parar a toda la comitiva aquí para probarlo.” Actualmente el Margot mantiene esa tradición culinaria. “Acá se realizaban los mítines socialistas y estaba el palco de los carnavales”, comenta Alberto Di Nardo, miembro de la Asociación Amigos del Café Margot. Se reunían escritores y pintores. Actualmente siguen concurriendo artistas y, además, se juntan miembros de periódicos barriales, se realizan conferencias y se leen poesías.
Don Mario Riesco tiene 68 años, se confiesa hincha fanático de River y admirador de Passarella, a quien desea conocer. Por eso conserva un Cinzano desde hace 40 años, para compartir con el entrenador. Su bar, “El Banderín”, está situado en la esquina de Guardia Vieja y Billinghurst. El local nació en 1923 como “El Asturiano”, propiedad de su padre español. “Carlitos vino a visitarlo aquí dos o tres veces”, recuerda Riesco sobre la presencia de Gardel. También fueron clientes Angel Firpo, Adolfo Pedernera, Pascualito Pérez, y Tato Bores, que grabó un fragmento de Good Show. En 1958 Don Mario tomó las riendas del bar, colgó 380 banderines de distintos clubes de fútbol de todo el mundo. Y el bar cambió de nombre. Desde entonces es “El Banderín”, una especie de museo futbolero. Otra curiosidad: “En 1942 Pichuco (Aníbal Troilo) fue a tocar a la cárcel de Caseros –recuerda Riesco–. Los presos, sabiendo que Pichuco era hincha de River, decidieron darle una sorpresa. Recortaron las fotografías de las cabezas de los jugadores de River de aquel entonces e hicieron con hilos de seda las camisetitas, todas bordadas”. Los pegaron en una cartulina que está colgada en la pared, entre tantos recuerdos.

Por Oscar Ranzani

Pagina 12 | La ñata contra el siglo XXI

21 juli in Buenos Aires

11 agosto 2010
Comentarios desactivados en 21 juli in Buenos Aires

Dit café heeft nog een andere troef. De eigenaar is een fervente verzamelaar van voetbalvlaggetjes. Meer dan 500 vlaggetjes sieren de muren. Zelfs toeristen die op de hoogte zijn van de manie van Mario brengen vanuit alle hoeken van de wereld vlaggetjes mee van hun ploeg. Vrienden van River die met de ploeg de wereld afreizen, hebben ook steevast een vlag mee voor El Banderin (de vlaggenwinkel).

21 juli in Buenos Aires

Deporte es historia: El Banderín de las añoranzas

11 agosto 2010
Comentarios desactivados en Deporte es historia: El Banderín de las añoranzas

Hay que trasladarse a Billinghurst y Guardia Vieja para encontrar el remanso más futbolero de Buenos Aires. Las paredes de El Banderín, un bar donde la pelota es la inspiración de las charlas, son un viaje a lo más profundo de nuestro fútbol y de nuestra historia.

Ubicado en una esquina del Almagro más bohemio, El Banderín parece extraído de otro tiempo, de otra realidad. Es una tregua dentro del vértigo que impone la ciudad; una bonita melodía de violines y bandoneones que irrumpe el ruido de nuestro días. Es, en definitiva, una pequeñaresistencia.

En sus 80 años de vida hospedó a poetas consagrados y anónimos, a hinchas felices y tristes, a virtuosos atacantes y a toscos defensores. Ellos, y sus vidas simples, le dieron al Café –así, con mayúscula– una impronta única. En su aroma, en sus baldosas antiguas, en sus mesas gastadas, El Banderín regala resabios del fútbol de épocas pasadas.

Por allí han pasado próceres del deporte, como Firpo, Pedernera, Pascual Pérez, Marzolini, Potente, Rojitas o Márcico; y próceres del pueblo, como Gardel, Troilo o Tato Bores. Para cada uno de ellos hay una mención, una foto que invita a su recuerdo.

river-cuadro.bmp

Frente al mostrador cuelga una obra única: un cuadro con el equipo del River de 1936 confeccionado con recortes de El Gráfico, que cuenta con un detalle precioso: las camisetas de cada jugador están bordadas con hilo de seda por presos de la cárcel de Villa Devoto. Ellos se lo regalaron a Aníbal Troilo para agradecerle la música que les ofrendaba entre los barrotes. Y Pichuco, en 1942, lo llevó a esa esquina.

Sentado contra la ventana, en una tarde de lluvia inminente, Don Mario Riesco, el dueño del bar, evoca sus días de niño: “Jugábamos a la pelota sobre el empedrado de Guardia Vieja. Los vecinos, antes de irse para el trabajo, tomaban cañita Chisoti o Valle Viejo. Era una vida más sana”, relata. Mario está a cargo del boliche desde 1958. Sucedió, como es habitual en estos casos, a su padre, Pedro Justo, un inmigrante de Asturias que comenzó con el rito en 1923.

Las paredes del Café están cubiertas por más de 400 banderines de clubes argentinos, latinoamericanos, europeos y asiáticos. Hay de todos, hasta de los más insólitos: Unión Huaral de Perú, el Atlético Basañez uruguayo, Comunicaciones guatemalteco y Ciudad Madero de México son apenas algunos. “Los de Paraguay no se pueden agarrar porque se deshacen. Están ahí hace más de cincuenta años”, avisa el hijo de Mario. De Argentina, además de los equipos más conocidos, también están los retazos de tela de Altos Hornos Zapla, Alvear Club, Chaco For Ever, Estudiantes de Río Cuarto y Club Social y Deportivo El Tábano. Don Mario está orgulloso de su museo. Por eso cuida cada objeto con minuciosidad.

getattachmentaspx.jpeg
Los habitúes de El Banderín se corresponden con el espíritu del lugar. Taxistas, corredores de indumentaria y mecánicos de la zona se juntan a la tardecita para debatir sobre el partido del fin de semana o para añorar algún tango viejo. Para ellos, esa ochava resulta un espacio de pertenencia y de igualdad: en las mesas de café, sólo adornadas por pocillos y azucareras, no hay distinciones de ningún tipo. Todas las voces tienen la misma importancia. Una característica, como todas la de este bar, que parece extraída de otro tiempo.

Por Agustín Colombo
Fotos:Leandro Villamea

Deporte es historia: El Banderín de las añoranzas

FC CONCORDIA BASEL 1907

11 agosto 2010
Comentarios desactivados en FC CONCORDIA BASEL 1907

El Banderin TOTTENHAM HOTSPUR , FC CONCORDIA BASEL 1907

Das “El Banderín” ist ein Café-Bar im Stadtteil Almagro von Buenos Aires. Es befindet sich an der Kreuzung der Strassen La Guardia Vieja und Billinghurst. Das eingeschossige Eckgebäude mit seiner hellgrau getünchten Fassade im neuklassizistischen Stil ist ein Überrest aus einer lange vergangenen Epoche. Ebenso wie die anderen Häuser an der Kreuzung, die alle aus der gleichen Epoche stammen. In diesem Stadtteil von Buenos Aires gibt es noch viele Strassen, die nachts, wenn keine Busse und andere Fahrzeuge den Blick verstellen, im Licht der Strassenbeleuchtung und unter dem Filter des Laubwerks der alten Bäume als Filmkulisse für Paris zu Zeiten Victor Hugos oder Berlins zu Zeiten Theodor Fontanes dienen könnten.

Amerikaner und Briten würden das “El Banderín” wahrscheinlich als Sportsbar bezeichnen – wegen der Wände, die mit Wimpeln von Sportvereinen aus aller Herren Länder tapeziert sind. Insgesamt sollen es ungefähr 380 Wimpel sein, wie Mario Riesco, der Besitzer der Bar, stolz verkündet. Die Familie Riesco führt das Lokal in der dritten Generation. Eröffnet wurde es von Marios Vater im Jahre 1929. Mario selbst steht noch jeden Abend hinter dem Tresen, während sein Sohn Silvio die Tagschicht übernimmt.

Auf Schweizer Spuren in Buenos Aires

Entrevista La Nacion a Mario Riesco

11 agosto 2010
Comentarios desactivados en Entrevista La Nacion a Mario Riesco

Sábado 18 de julio de 200

Diario La Nacion julio de 2009: Mario Riesco, el dueño del histórico bar de los banderines

11 agosto 2010
Comentarios desactivados en Diario La Nacion julio de 2009: Mario Riesco, el dueño del histórico bar de los banderines

“¡Mirá quién vino! El último cantor de tango, Juan Carlos Godoy”, se oye cuando un hombre de 87 años irrumpe en El Banderín. La escena confirma el mito que circula en Almagro: el local de Guardia Vieja y Billinghurst ganó su sello de “notable” gracias a la calidez de su gente, empezando por su dueño, Mario Riesco.

Don Mario, fanático de River y socio vitalicio del club desde 1944, pasa sus tardes compartiendo charlas con los clientes que llegan al bar en busca de su café en jarrito o de la tradicional picada de fiambres ibéricos.

“La gente me saluda con un abrazo, yo los recibo como en mi casa”, afirma este hombre de 73 años, y asegura que la fórmula de la supervivencia en el tiempo es estar abierto a la juventud, que elige este bar para pasar sus madrugadas y se suma la clientela tradicional.

El hermoso fileteado en el cartel de entrada indica que el cafetín tiene más de 70 años y al ingresar parece que el tiempo no hubiera pasado. Los elementos y las costumbres se mantienen intactas, y el sonido del tango traslada a la atmósfera porteña de los años 30.

Don Mario recuerda haber caminado entre las mesas de este café desde que tiene memoria. En su infancia ayudaba su padre, cuando todavía el local funcionaba como bar-almacén bajo el nombre de “El Asturiano Provisiones y Fiambrería”.

En aquellos años, el lugar era un desfile de tangueros, entre entre ellos, Aníbal Trolio y Carlos Gardel. “La mamá de Carlitos compraba «por libreta» en el almacén y él vino a tomar café varias veces”, cuenta.

A fines de los 50, Don Mario pasó al frente del negocio, momento en que la invasión de los supermercados lo obligó a cerrar la parte del almacén y a funcionar exclusivamente como bar.

Fue por esa época cuando comenzó a colgar su colección de más de 500 banderines en las paredes y rebautizó el bar con el nombre con el que es reconocido hoy en día.

Don Mario cuenta que comenzó por el club de sus amores. Pero con el paso del tiempo, abrió su colección al resto de los equipos locales y gracias a un amigo que solía viajar al exterior, y engrosó su acopio con ejemplares de todo el mundo. “Muchos extranjeros que visitan el bar, al volver a sus países me mandan uno por correo”, comenta.

A pesar de estas modificaciones, la esencia y la atención del bar no cambiaron y los vecinos continuaron colmando las mesas de El Banderín. Personalidades como Luis Angel Firpo, Pascual Pérez, Juan Manuel Fangio y Adolfo Pedernera se fueron sumando a la clientela del bar. “También venía Tato Bores, pedía siempre un cortadito”, recuerda Don Mario, y señala una fotografía que el capocómico le regaló luego de varias rondas de café.

“Hay uno que todavía espero. Tengo guardadas dos botellas de Cinzano por si llega a venir Pasarella”, confiesa Don Mario, con la misma esperanza de que sobreviva la tradición que hace de El Banderín un lugar especial. “Mi hijo ya trabaja conmigo y me encantaría que algún día mi nieto pueda heredar este lugar, que a mi me dio tanta felicidad”, concluye.

Por Maia Jastreblansky
De la Redacción de lanacion.com

« Página anteriorPágina siguiente »